Isabel Amorós

Diseño de Interiores

ESAD Matosinhos

Febrero - Junio 2014

 

Lo que más he valorado de la escuela durante mi estancia:


El ambiente de la escuela es fantástico, se percibe nada más entrar.La escuela la hacen los profesores, el personal administrativo, el personal externo que oferta los estupendos servicios de cafetería y papelería, el personal del taller de diseño, el equipo de impresión digital, el personal encargado de la biblioteca, el personal de limpieza, el de seguridad…y por último, los alumnos. Todo este personal que constituye el staff o equipo de la escuela está al servicio de un solo fín: EL APRENDIZAJE DEL ALUMNO en el entorno más adecuado.

El edificio, que cuenta ya con veinte años, tiene una personalidad propia. La imagen corporativa está presente en todos los rincones, también la señalética es buena. Es austero y funcional, está bien conservado y se cuida bastante, al igual que el mobiliario y los equipos informáticos. Creo que está bien distribuido en función de los diferentes usos y los espacios son en general muy agradables.

 

 


Los profesores han sido para mí estupendos. Todos tienen verdadera vocación como docentes, les gusta su trabajo y les gusta enseñar. Existe coordinación entre ellos para que las disciplinas que imparten estén interrelacionadas. Esto facilita mucho los trabajos del alumno y les hace mucho más interesantes. En este sentido me gustó mucho que en la presentación de los trabajos finales de la asignatura de Proyectos estuvieran presentes varios profesores. Y también que el profesor de Laboratorio digital nos hablara de la importancia de la Comunicación en nuestros proyectos, lo que demuestra que tienen una visión global de la matería que costituye el diseño de interiores.


Nunca he tenido ningún problema si he preguntado algo y han tenido que repetirme alguna cuestión.

Todos los profesores manejan el idioma inglés a la perfección.


El workshop resultó muy interesante, sobre todo la dinámica de grupo, la capacidad de organizar y coordinar todos los aspectos del proyecto de modo autónomo, asignando las táreas de un modo muy natural y sin complicaciones, a cada cual según sus habilidades o su predisposición. Los profesores estaban ahí por si podían ayudar ante alguna cualquier dificultad. Disfruté y aprendí mucho. No me explico de dónde venía la motivación, pero todo el mundo estaba realmente entregado desde el primer momento hasta el final.
Valoro mucho que los profesores no sólo se dediquen a la docencia, sino que sean también profesionales en activo. En éste sentido prácticamente todos los que me han dado clase han sido arquitectos con proyectos vivos o tenían empresas relacionadas con el sector del diseño. Sólo una asignatura era impartida por una profesora dedicada unicamente a la investigación y a la enseñanza, pero era una clase muy interesante que te hacía pensar en el proyecto de interiores con un enfoque diferente y sobre todo con una mentalidad muy abierta con capacidad para relacionar tendencias y doctrinas, y aplicarlas en la práctica.
La biblioteca es una maravilla por el contenido de libros, todos estupendos, en varios idiomas, muchos en español…bien organizada y con una persona siempre dispuesta a ayudarte. La luz natural que entra por las claraboyas es muy agradable.
Algunos aspectos que en mi opinión se podrían mejorar
Empezando por el edificio, creo que necesita un espacio para poder estudiar con tranquilidad. La llamada “pecera” resulta muy ruidosa, y además los alumnos no tienen cuidado y dejan restos de comida y papeles en las mesas. Tampoco me gustaba que se reunieran a fumar en la zona de tránsito entre los dos edificios, y que dejaran todo lleno de colillas a pesar de los esfuerzos de las limpiadoras por barrerlas. No es muy civilizado dejar restos detrás de uno, y más tratándose de “artistas”.
En general la escuela resulta muy ruidosa, las aulas, a pesar de tener acondicionamiento acústico, tienen mucho ruido procedente de la autovía. Esto hace difícil seguir la clase, sobre todo si está la ventana abierta. La climatización es bastante deficiente.
No me ha gustado nada que se coma en clase, o en lugares que no sean la cafetería. La cultura mediterránea concede la suficiente importancia al hecho de comer para que no se haga de cualquier manera y en cualquier sitio, sino que sea un acto pausado y en el sitio adecuado. También me parece una falta de respeto comer o beber en un aula.
La biblioteca tiene un tamaño muy pequeño para una escuela con tantos alumnos. Las mesas son terribles, hacen mucho ruido si las golpeas accidentalmente al levantarte y tienen mal dimensionada la altura con respecto a las sillas. No he entendido el horario de cierre de 12.30 a 14.00, porque a veces (muchas veces) me hubiera gustado estar allí en esas horas.
El horario de las asignaturas te obligaba a veces a estar de la mañana a la noche en la escuela, con muchas horas en blanco, en las que no siempre se encontraba el lugar adecuado para estudiar o relajarse. Comprendo que es difícil cuadrar un horario cuando hay tantas asignaturas…
Las fiestas en el segundo cuatrimestre son excesivas, es completamente imposible centrarse y coger un ritmo de trabajo. Creo que debería cambiarse esto, y desde luego si llego a conocerlo tal vez no hubiera ido. Si no se cambiase, no debería permitirse que un alumno Erasmus vaya en el segundo cuatrimestre. Además las asignaturas son anuales, lo que hace difícil “engancharse” en febrero.
A veces hubiera valorado más clases en idioma inglés, sobre todo en las asignaturas teóricas.
Finalmente he echado de menos una valoración de la disciplina del Diseño de Interiores más rigurosa, no tan orientada a la arquitectura (que por otro lado está muy bien conocer) sino al interiorismo, a los materiales y revestimientos, al estudio de color y sus efectos en los interiores, a las tendencias en interiorismo. No se ha realizado ningún análisis de proyectos de interior. En este sentido creo que sería importante contar entre el equipo de profesores con la colaboración de VERDADEROS INTERIORISTAS que estén realizando proyectos importantes y que den una visión MÁS REAL de la práctica profesional

 

 

 

blogs