David Melchor Palacios

Lisboa, Portugal.

EMPRESA: Spark Agency Web: sparkagency.pt

Del 7 de Abril al 6 de Julio de 2015

Fecha: 07.04.15 - 06.07.15  

 

Spark Agency no es una entidad que tenga costumbre de acoger a estudiantes en prácticas y menos externas.

Es una empresa pequeña, aunque sus objetivos y metas aspiran a las de una gran empresa, y al parecer lo están consiguiendo.

Di con ellos por una oferta de trabajo de una web parecida a lo que en España es “infojobs”. Busqué en Facebook y en Internet que tipos de trabajos hacían y a que se dedicaban pero no tenían aspecto de ser un Estudio de Diseño normal, es más no tiene nada que ver con un Estudio de Diseño.

Su trabajo se centra en el reclutamiento de jóvenes talentos para grandes empresas portuguesas y al mismo tiempo ofrecen servicios de “employer branding” . El contacto con los jóvenes lo hacen a través de un evento que ellos llaman “Pitch Bootcamp” (Más adelante describiré como es y que se hace).

Experiencia Profesional

Tras enviar muchos e-mails a diferentes empresas, solo Spark contestó. Concreté una entrevista vía Skype con Miguel, Idea Starter y Comandante de la Agencia. Miguel comenzó la entrevista con un sencillo cuéntame… Lo que me quedó un poco paralizado, no sabía que decir ni que contar y mucho menos en portugués. Tras explicarle un poco quien era y que hacía y cuales eran mis intenciones, todo comenzó a fluir y la conversación acabó con un email de Miguel que me ponía en contacto con una compañera de Spark para comenzar los trámites de las prácticas externas. Esta agencia es de Braga, pero por temas de comunicación y posibilidades de negocio se trasladaron a Lisboa justo en el inicio de mis prácticas externas. Un poco caótico para ellos y para mí, pero al final todo salió mejor de lo esperado.

El primer día fue para conocer al equipo, horarios y ver que funciones iba a desempeñar en la empresa. Aún no era consciente de todo lo que podía llegar a hacer en tres meses. Iba a estar en el departamento de Diseño Gráfico de la empresa, en principio no haría nada para clientes externos, todo era diseño interno y de comunicación. Con una identidad consolidada y una imagen bien diseñada todo era más fácil, pero más fácil iba a ser al conocer a Geiras, Máster Designer de Spark, 22 años, no podía creer lo que veía. Diseño rápido, creativo y a ritmo de Techno.

Comenzó enseñándome páginas web de recursos e inspiración, a utilizar diferentes aplicaciones para facilitar la comunicación y el desarrollo de las actividades, puso a punto nuestros equipos para estar conectados y enviarnos archivos rápido y fácil.

Como primer encargo, tuve que hacer las tarjetas de visita del equipo de Spark, una buena oportunidad y gran responsabilidad para empezar las prácticas. Sacando recursos de la web de spark y siguiendo algunos consejos de Miguel y Geiras las tarjetas acabaron en la imprenta. Primer trabajo hecho. Ahora estaba todo listo, solo hacía falta que llegara el primer Pitch Bootcamp.

Este evento organizado íntegramente por Spark y consiste en reunir a los mejores estudiantes universitarios con las mejores empresas de Portugal, formar a estos estudiantes con vista al mundo laboral y enseñarles a venderse a ellos mismos. Ésto para mi puede que haya sido lo más enriquecedor en estos tres meses en términos profesionales. Según se acerca el evento, se empieza a sentir el nerviosismo y las ganas en la oficina. Los nombres de participantes y empresas se empiezan a enviar por E-mail y no paran hasta el mismo día del evento. Aquí es donde comienza mi verdadero trabajo.

Acreditaciones para participantes y empresas, carteles, portadas de Facebook, Cloudrh (plataforma interna de gestión de participante), Mantras, listas de empresas… Se necesita tener todos estos elementos rápido para comenzar la comunicación y la publicidad del evento.

Geiras me dio las pautas y como él lo hacía para amortizar el tiempo y ser productivo al 100%. Todo hecho, con la revisión de Geiras y Tânia (Profesional Problem Resolver), solo quedaba esperar al evento.

Mi primer Pitch Bootcamp llegó, dos días intensos donde se reúnen 160 estudiantes y más de 120 de las mejores empresas portuguesas en un mismo evento. Con cámara en mano comencé a hacer fotos a los participantes uno a uno, de las mesas de trabajo, de empresarios, de la formación, de las charlas... Solo recibí un brifing de Geiras y una pauta clave de Miguel, “Só sorrisos”, al píe de la letra y con el ojo puesto en 160 personas comencé a buscar las mejores sonrisas.

Al mismo tiempo grabé algunas escenas del evento para hacer un pequeño vídeo de como fue el Pitch Bootcamp. Es increíble ver como se forja el futuro en un solo evento, el feedback de los estudiantes era impresionante, todos tenían una nueva visión de futuro, se les veía las ganas de seguir trabajando y salir al mercado laboral, alguno incluso se fue con alguna propuesta de alguna empresa. Donde mejor podía estar que en una empresa que mira por el futuro de los jóvenes.

De vuelta a la oficina tocaba seleccionar y editar las 1000 fotos de los dos días y ver el vídeo que había grabado para ver que podía hacer. Teniendo a Geiras al lado sabía que no sería muy difícil, él tiene la solución para todo. Me dio las pautas a seguir con Lightroom para editar las fotos de una forma rápida y con el estilo de la agencia. Parece que las fotos gustaron al equipo y eso me animaba a hacer mi trabajo mucho mejor y con muchas más ganas.

Trabajé en el vídeo pero no eran las mejores escenas del evento, era el primero y aún estaba un poco verde en la metodología del mismo. Tocaba mejorar para el siguiente. Después del evento tuve que hacer una lista de las empresas que asistieron para enviarlas a las mismas y a los estudiantes. El feedback es clave en Spark.

Estaba contento, la adaptación no podía ser mejor, el idioma cada vez lo comprendía mejor, aunque todavía seguía hablando un poco de “portunhol”. El día a día en la oficina es de mucho trabajo, donde todo el mundo sabe que y como tiene que hacer las cosas, cada uno tiene sus responsabilidades y nunca debe comprometer al trabajo de otros.

Llega mi segundo evento, y con ello otra universidad, otras posibilidades, diferentes luces, pero la misma metodología, seguir el brifing y la pauta de “só sorrisos” de Miguel. Sabiendo donde y cuando tenía que estar durante el día las fotos empiezan a salir y entre foto y foto grabo algún vídeo. Todo va genial, reviso las fotos y solo veo gente riendo. Esto es lo que quería.

Comienza la nueva semana post Pitch y los feedback comienzan a llegar. Parece que nadie lo pasó mal en el evento y las fotos dan muestra de ello. Empiezo a editar las fotos y a media mañana están en Facebook ( https://www.facebook.com/media/set/?set=a.914456371930144.1073741866.201761536532968&type=3 ).

De nuevo me dan la enhorabuena por las fotos, Miguel tiene lo que quería, “Sorrisos”.

Ahora toca editar un nuevo vídeo, las escenas son mejores y comienzo a mezclar a ritmo de Rock. Así da gusto trabajar.

Después de tres o cuatro días de edición el vídeo está casi acabado, con un par de feedback intensos de Miguel y cambios de aquí y de allá, el vídeo queda cerrado. Inês (Pitch Bootcamp manager) lo sube a Youtube y para mí es un orgullo realizar una aportación así a la empresa que me ha dado esta oportunidad.

(https://www.youtube.com/watch?v=daw1xgcFT68).

El trabajo va cogiendo una rutina. Entre Pitch y Pitch, material de comunicación y elementos del evento es mi trabajo y dejar todo listo para que Teresa envía a imprenta. Inês me pide hacer algunas imágenes para postear en Facebook, y al enviárselas siempre me contesta con un “cremaaa” (Ellos también aprenden cosas de mi).

Definitivamente ya me siento uno más del equipo. Dudas, bromas, comidas, charlas, reuniones, me preguntan y respondo siempre con un ¿Qué?, Eso a Tânia le encanta y de vez en cuando me dice algo sólo para que le conteste con la misma pregunta, ¿Qué?.

Cada vez va a menos pero no es fácil para un Español aprender otro idioma, parece que somos el único país con ese problema en Europa. Yo intento esforzarme e intento hablar todo lo que puedo, mis compañeros que saben hablar en español, me corrigen o me dicen la mejor manera para expresar lo que quiero decir.

El trabajo en la empresa va en aumento y mis responsabilidades con él, pequeños encargos para clientes externos (AKI, Caixa Geral, Jerónimo Martins, etc.) que junto con Geiras vamos compajinando y trabajando en equipo. Nunca pensé que en una agencia de reclutamiento y consultoria podría aprender tanto. Todo esto ha sido un aprendizaje diario donde no volvía a casa sin algo nuevo aprendido.

Metodología de trabajo que Tânia tiene muy presente y hace que todo vaya como tiene que ir, sin duda la mente más brillante en términos de logística y metodología de trabajo. Aspectos técnicos de Geiras que me dejaban con la boca abierta, la actitud positiva y motivadora de Miguel, los insultos “portunholes” de Carlos (Talent Manager) y el trabajo duro de Teresa e Inês.

A parte de aprender de un gran equipo de trabajo, he tenido que desenvolverme en una ciudad desconocida, mucho más grande que mi ciudad natal con horarios diferentes y otro idioma. Todo un reto personal que pienso que he superado y del cual no quiero salir. Una experiencia única, irrepetible e inolvidable.

Experiencia Personal

Como experiencia personal, el valor es incalculable. Nueva cultura, nuevas experiencias, nuevos retos, nuevos amigos.

Cada día es una aventura en un país diferente. Desde pedir cualquier cosa en una tienda hasta pedir ayuda para orientarte en una ciudad diez veces mas grande que la tuya.

Una de las razones por las que elegí Portugal es por el nivel de vida tan parecido que tiene con España. Yo no dispongo de muchos recursos económicos, por lo que no podía realizar una movilidad a un país donde el nivel de vida fuera mucho mas elevado que España. A parte de esto, Portugal siempre me ha llamado la atención, por su proximidad y por el desconocimiento que tenemos sobre éste encantador país.

En un principio tenía “miedo” por el cambio de idioma y pensaba que iba a tener muchos problemas para comunicarme con los compañeros de piso y de trabajo, pero una vez allí me dí cuenta de que al contrario de lo que yo imaginaba todos comprendían perfectamente el español y mejor aún muchos de ellos lo hablaban lo que facilitó muchísimo el día a día.

La búsqueda de casa fue otra aventura más. Busca en páginas portuguesas, llama a teléfonos donde te hablan en portugués y no entiendes apenas nada... Yo tuve la suerte de que la profesora del curso de portugués que tuve en España tenía un contacto que disponía de una habitación libre en pleno Barrio Alto de Lisboa. Llamé y vi la casa. Simplemente lo que buscaba, una casa vieja con la esencia pura portuguesa.

Vivir en pleno centro de Lisboa tiene sus ventajas y desventajas como todo. Tener todo cerca en una ciudad grande es una ventaja enorme, ir andando al trabajo todo un privilegio y estar en unos de los barrios más encantadores de la ciudad es simplemente maravilloso con solo salir a la calle. Su desventaja, estar en plena zona de fiesta.

Cualquier estudiante Erasmus que lea esto pensará, ¿desventaja?, Para mi lo es, yo no vine a estudiar, sino a trabajar, y tener todos los días fiesta en la puerta de tu casa a veces no es nada agradable... Ruido, gritos, borrachos, etc. Hacen que en ocasiones cueste conciliar el sueño, aunque yo tengo la suerte de que una vez lo concilie ya no hay quien me despierte.

Otra gran suerte que tuve de vivir en esta casa, fueron los compañeros. Todos mayores, casi jubilados, una pequeña familia donde se compartía todo tipo de gastos, desde comida hasta facturas. Llegar a casa despues de trabajar y tener la cena hecha no tiene precio. Estos tres meses ha sido como tener una familia protuguesa y eso es de agradecer cuando estás en un país donde no conoces a nadie.

Por otra parte, los compañeros de trabajo al final acaban siendo amigos. Con Geiras y Carlos casi todas las semanas quedábamos para cenar un “frango asado” típico portugués, tomábamos unas cervezas, compartíamos vivencias, risas. No todo va a ser trabajar.

Otra oportunidad que me ofrecía Lisboa era el tener buena comunicación con ciudades cercanas, poder visitar ciudades como Sitra o Cascais (a 30 minutos en tren y precios más que razonables) es una buena manera de salir del caos lisboeta.

Si tengo que ayudar a alguien a tomar la decisión de hacer las prácticas en el extranjero, sin duda le diría que no tenga miedo, que es la mejor decisión que uno puede tomar, tanto personal como profesional. Una aventura que te hace desarrollar competencias y actitudes que no tenías en cuenta en el confort de tu vida diaria. Es una experiencia única, inigualable e irrepetible.

 

blogs